Viajar en el coche con nuestro perro

Viajar en el coche con nuestro perro

Es evidente que nuestro perro en algún momento va a viajar en el coche, ya sea para un recorrido corto como ir al veterinario o largo como puede ser ir de vacaciones a la playa o a la montaña. Obviamente queremos que nuestro perro vaya cómodo, tranquilo y que el viaje se le haga lo mas ameno posible, pero aquí nos encontramos con las siguientes cuestiones, ¿nos pueden multar por llevar al perro mal colocado? ¿Existe alguna ley en relación a esto? ¿Cómo puedo colocar bien a mi perro en el coche?

Pues bien, en relación a la primera pregunta, la respuesta es afirmativa, ya que estamos hablando de un peligro para la seguridad vial. La segunda pregunta también es correcta, concretamente aparece en el artículo 18.1 del Reglamento General de la Circulación: “Deberá mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros y la correcta colocación de los objetos o animales transportados para que no molesten al conductor”. La última pregunta, se responde a continuación.

Formas seguras de llevar al perro en el coche

Cuando planeamos un viaje, preparamos las maletas, los horarios, la cámara de fotos, pero… ¿Cómo colocamos a nuestro perro? Obviamente queremos que vaya con nosotros a todas partes, así que tanto para el viaje de verano como para ir a dos minutos de casa, debemos colocarlo correctamente en el coche, así que a continuación se mencionan formas seguras de llevar al perro en el coche:

  • Con un arnés de seguridad. Este arnés sujeta al perro mediante una correa, como si fuera un cinturón de seguridad.
  • En un trasportín. Ideal para perros pequeños.
  • En una jaula cómoda. Sobre todo para perros grandes, junto con algún juguete y mantas para que se entretenga y se quede dormido y tranquilo.
  • Colocar una red separadora. Este utensilio creará una especie de barrera que separará la parte delantera del coche de la trasera. Por lo que, al colocar al perro atrás, no podrá acceder al conductor ni crear una distracción.
  • Colocar barras separadoras. Mismo mecanismo que el anterior pero en este caso con barras horizontales y verticales.

Además, es importante llevarlo fuera del regazo, mantener una temperatura adecuada en el coche, tener cuidado con las ventanas abiertas, parar cada dos horas en caso de que sea un viaje largo y no dejar al perro dentro del coche si aparcamos.

Por último, es necesario conocer si al perro le gusta ir en coche o no. Puede suponer todo un reto para él, por lo que debemos hacérselo ver como un juego con palabras clave, usando su juguete favorito como cebo o con premios. En caso de que sí que le guste, hay que seguir las recomendaciones previamente mencionadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *